Tours Machu Picchu y Huaynapicchu sus Escaleras

Tours Machu Picchu y Huaynapicchu sus Escaleras: Por la limitación del espacio las casas estaban estrechamente apretuja¬das, pero un sistema de escaleras y de peldaños cortados en la roca hacía relativamente fácil la comunicación dentro de los muros de la ciudad de machu. Desde luego, tal vez el rasgo más sobresaliente de Machu Picchu es la cantidad de escaleras, de las cuales se cuentan más de ciento, grandes y pequeñas. Por lo demás, algunas sólo tenían tres o cuatro peldaños, mientras que otras hasta ciento cincuenta. En varios casos el conjunto entero de seis, ocho o hasta diez escalones estaba tallado en un solo peñón. Las escaleras que comunican las distintas terrazas agrícolas siguen la inclinación natural de su cerro de machu, aun cuando éste es tan abrupto como para hacerlas parecer más bien una escala que una sucesión de peldaños. En varios sitios se había calzado un jardincillo de no más de ocho pies cuadrados, dentro de terrazas ocupadas por casas de habitación. Con el objeto de hacer accesibles las terrazas en que se encontraban estos pequeños jardines, los incas construyeron fantásticas escaleras de un ancho apenas suficiente para permitir el paso de un niño. Sin embargo, dentro de la ciudad, y particularmente en las calles o avenidas angostas, se construían las escaleras con una cómoda gradiente. (Tours Peru Machu Picchu)

La escalera o sucesión de peldaños, como motivo ornamental o cere¬monial dentro de la arquitectura incaica, no parece haberse empleado, aunque pudo muy bien originarse en esta localidad. En las ruinas de una portada monolítica en Tiahuanaco, Bolivia; en una curiosa piedra tallada en Concacha, cerca de Abancay, Perú, y en la famosa roca tallada que se llama Kkenko, cerca del Cusco, se encuentran pequeñas escaleras que fueron practicadas con propósitos ceremoniales u ornamentales y que no servían para uso práctico hasta donde nos es posible ver. Las de Machu Picchu, por otra parte, sin otra excepción que una sola, parecen ser todas destinadas a alcanzar localidades, cuyo acceso sería en otra forma difícil. Aunque más numerosas que lo estrictamente necesario, ninguna de ellas parece inútil, ni siquiera hoy día. La más larga, que puede ser descrita como la principal arteria de la ciudad, comienza en lo alto de la cresta en la terraza por la cual la carretera penetra los muros, y, dividiendo toscamente la ciudad en dos partes, corre todo el camino hasta los insalvables despeñaderos de la ladera noreste. (Tours Peru Machu Picchu)
La arteria principal en el corazón de la ciudad machu estaba formada en parte por esta escalera de granito de ciento cincuenta escalones y era el sitio de los principales acueductos. (Tours Peru Machu Picchu)

APROVISIONAMIENTO DE AGUA – TOURS MACHU PICCHU Y Huaynapicchu

Como de costumbre, los incas se dieron gran trabajo para proporcio¬narse agua adecuada. Hay muchos manantiales en las vecindades de la montaña de Machu Picchu a una milla del corazón de la ciudad. La pequeña acequia o conducto que trae el agua de estos manantiales puede seguirse todavía a lo largo de la ladera reptante, durante una considerable distancia. Ha sido destruida en parte por los derrumbes, pero se puede observar mientras corre a lo largo de una de las principales terrazas agrícolas, cruza el foso seco por un frágil acueducto de piedra, pasa bajo el mu ro de la ciudad mediante una estrecha grieta de menos de seis pulgadas de ancho y sigue a lo largo de una de las terrazas hasta la primera de la serie de fuentes o pequeñas cuencas de piedra ubicadas cerca de la escalera principal de machu. Las primeras cuatro están al sur de dicha escalera. Cerca de la cuarta la escalera está dividida en dos hileras de peldaños. En este punto comienza una serie de doce. La acequia corre al sur desde la última fuente y se vacía en el foso. (Tours Peru Machu Picchu)

Las cuencas de la escalera de las fuentes están por lo general cortadas en un solo bloque de granito colocado al nivel del suelo del pequeño recinto, donde las mujeres venían a llenar sus jarros de estrechos cuellos. Con frecuencia se construyeron uno o dos pequeños nichos en las paredes laterales del recinto como anaqueles para una taza o posiblemente para las tapas de las botellas, hechas de fibra o de manojos torcidos de pasto. A veces hay un labio cortado en la piedra al borde del conducto como para hacer un pequeño caño que deje caer clara el agua por el muro de la fuente. (Tours Peru Machu Picchu) En otros casos, el agua pasa a través de un estrecho orificio con fuerza suficiente para alcanzar la abertura del jarro sin necesidad de que el acarreador saque el agua de la cuenca misma. En las épocas de escasez, sin embargo, estamos seguros de que este último método fue el único que se empleó y que la razón de las dieciséis cuencas no era sólo permitir que se llenaran muchos tiestos a la vez, sino impedir que se perdiera gota del precioso líquido. La acequia es más angosta que cualquier otra que yo haya visto, ya que tiene por lo general menos de cuatro pulgadas de ancho. (Tours Peru Machu Picchu)

Las pequeñas cuencas de piedra tienen unas treinta pulgadas de largo por dieciocho de ancho y cinco a seis de profundidad. En algunos sitios tanto aquéllas como todo el suelo del recinto de las fuentes están hechos de una sola losa de granito. A veces se practicaban agujeros en un rincón de la cuenca para permitir que el agua fluyese a través de conductos cuidadosamente taladrados bajo el suelo hasta la próxima cuenca de más abajo. En casos de necesidad estos hoyos se podían tapar fácilmente para permitir que se llenara la cuenca. Los conduc¬tos corren a veces bajo la escalera y a veces al lado. (Tours Peru Machu Picchu) Vale quizá la pena señalar que los peruanos modernos llaman baños a dichas fuentes, aunque no me parece que fueran usadas con ese propósito. Debido a la Tarificación del aire, al frío y a la rápida radiación, ni siquiera los anglosajones se bañan con frecuencia en las altiplanicies del Perú, y los indios montañeses de hoy no lo hacen jamás. Resulta por eso duro suponer que los constructores de Machu Picchu hubiesen usado las cuencas con ese objeto. (Tours Peru Machu Picchu)Por otra parte, los incas eran aficionados a facilitar el trabajo de los acarreadores de agua y de proveerlos de fuen¬tes agradablemente construidas. Es posible que una de las razones para abandonar Machu Picchu como lugar de residencia fue la dificultad de obtener suficiente agua. En la estación seca los pequeños manantiales apenas proporcionaban la cantidad necesaria para que cocinaran y bebieran los cuarenta o cincuenta trabajadores indios y nosotros. En tiempos más primitivos, cuando la ladera de la montaña estaba más arbolada, los manantiales, sin duda, proporcionaban mayor cantidad, pero con la deforestación que siguió a la ocupación continuada y con los derrumbes provenientes y las erosiones siempre en aumento de la superficie del suelo, las fuentes deben haber dado tan poca agua en algunas épocas como para forzar a los moradores de la ciudad a acarrear el líquido en grandes jarros que traían a la espalda desde distancias considerables.

Es significativo que de los tiestos encontrados cerca de la puerta de la ciudad, cuarenta y uno fueran vasijas para el agua, cuatro ollas para cocinar, nueve casos para beber y ningún plato. Es evidente que aquí se estacionaron los proveedores de chicha. Son más sorprendentes los resultados si se los compara con los hallazgos dentro del cuadrado del sudeste, en donde se encontraron casi tantas fuentes de alimentos como jarros. (Tours Peru Machu Picchu)

JARDINES – PERU MACHU PICCHU Y Huaynapicchu

El sitio llano más grande dentro de los límites de la ciudad se encuen¬tra en un terreno pantanoso en la parte más ancha de la cresta. Este¬ se halla cuidadosamente graduado y terraplenado y en la época de nuestra visita se veía cultivado de poco tiempo atrás por Richarte y sus amigos. En verdad, uno tendría que caminar buena cantidad de millas por el cañón del Urubamba para descubrir una “pampa” de semejante tamaño a una elevación de no menos de siete mil ni de más de diez mil pies. (Tours Peru Machu Picchu) En otras palabras: esta pequeña pampa ofrecía una insólita oportunidad a la gente acostumbrada a plantar mieses como las que florecían en Yucay y en Ollantaytambo. El hecho de que fuese para ellos posible cubrir también la ladera adyacente con terrazas artificiales que aumentarían la potencialidad de la región como productora de alimentos, era, sin duda, un factor tan importante en la elección del sitio como la facilidad que ofrecía éste para convertirlo en una pode¬rosa ciudadela o en un sagrado santuario. Una de las escaleras más cuidadosamente construidas conducía directamente de los templos principales a la pequeña pampa. Puede haber sido aquélla en la cual crecía la huilca, la huilcapampa. Hay sólo una puerta para la ciudad. (Tours Peru Machu Picchu) El lado norte, o Huaynapicchu, no estaba defendido por un muro transversal, sino por elevadas y estrechas terrazas construidas en pequeños salientes que de otra manera habrían prestado apoyo al pie en los precipicios. Cerca de estas terrazas hay una ancha depresión que comunica Machu Picchu con un cerro cónico que es parte de la cresta que conduce a las abruptas alturas de Huaynapicchu. Al sur de la depresión, que una vez estuvo cubierta con una densa selva, se encuentra un tosco anfiteatro. Ha sido terraplenado y hay cinco o seis niveles diferentes usados hace poco para las peque¬ñas plantaciones de los indios. Estos pueden haber sido los jardines especiales o huertos para cultivar alimento para los gobernantes. En la superficie del suelo en medio de cuadros de maíz, zapallo y cebolla, descubrirnos de cuando en cuando algunas piezas de cerámica. (Tours Peru Machu Picchu)

Tours Machu Picchu y Huaynapicchu sus Escaleras